15 de noviembre de 2022.- Según datos de la ONU, compramos un 60% más de ropa que hace diez años. Los altos niveles de consumismo y la falta de concienciación siguen siendo retos para que el cliente haga la elección correcta cuando compra moda. Un desafío también para las empresas de moda para dar un giro completo a los procesos de producción, materiales y calidad, y derechos de sus trabajadores. En los últimos años hemos visto emerger empresas que ya nacen basadas en moda circular, ¿qué pasa con los gigantes de la moda?¿están aplicando ya estrategias para ser más sostenibles?

¿Cómo está actuando la industria?

El pasado mes de julio, Chelsea Commodore, estudiante de marketing de SUNY New Paltz, presentó una demanda contra H&M en la corte federal de Nueva York. Commodore acusa de Greenwashing, también conocido por «ecopostureo o ecoimpostura«, además de realizar publicidad falsa sobre la sostenibilidad de su ropa. Al parecer, Chelsea pagó más por una prenda perteneciente a su colección Conscious, conocida por usar menos agua en el proceso de fabricación, cuando en realidad, usan más. Ante la situación, el gigante sueco de fast fashion ha declarado que fue a causa de problemas técnicos. 

H&M es solo un ejemplo de muchos. Son unas cuantas las empresas de moda que se benefician de campañas de prendas sostenibles, como es el caso de las firmas británicas ASOS y Boohoo, que están siendo investigadas por los mismos motivos que H&M. Casos que se convierten en un punto de inflexión para la moda y la regulación que marca si una prenda es sostenible.

En este sentido, las empresas de moda tienen grandes responsabilidades. Por un lado, la necesidad de ser transparentes en las descripciones de las prendas, composición y materiales que se emplean para su fabricación ya que en la mayoría de los casos se promocionan como “sostenibles” cuando en realidad no lo son. Por otro lado, contratar a verdaderos expertos en materias de sostenibilidad e impacto social y sepan cómo convertirlo en una oportunidad de crecimiento y diferenciación

¿Y qué pasa después?

Según datos de la Unión Europa, cada año se tiran alrededor de 5,8 millones de toneladas de ropa y solo se recicla una cuarta parte. Prendas confeccionadas con materiales altamente contaminantes tanto en su fabricación como en su eliminación. No es sencillo cambiar modelos de negocio y a la industria de la moda todavía le queda un largo recorrido para disminuir de manera significativa su huella de carbono. Pero también el consumidor debe cambiar su mindset tanto en la elección de lo que se compra como en la manera de deshacerse de lo que ya no quiere, incrementando el reciclaje o segunda vida

El planeta y el sector reclaman urgentemente profesionales expertos en el nuevo paradigma de la industria de la moda. Que conozcan las opciones y variables que pueden ofrecer a las empresas de moda para llegar a modelos más sostenibles tanto en sus procesos de fabricación como en los materiales que utilizan, y por supuesto que ayuden a promover el reciclaje y segunda vida de las prendas.

Desde #Latecnocreativa queremos aportar nuestro granito de arena. Por ello, hemos diseñado el Máster definitivo de especialización en sostenibilidad, profundizando en todas aquellas pautas necesarias para saber analizar, medir e identificar las diferentes oportunidades de negocio que existen para este sector. 

Descubre más sobre el nuevo Máster en Sostenibilidad y emprendimiento para la industria de la moda aquí.