14 de junio de 2022.- El arte siempre ha tenido un gran poder de influencia en diferentes aspectos de la sociedad, entre ellos, la moda. A lo largo de la historia han sido muchos los diseñadores que se han inspirado en los cuadros, esculturas e incluso arquitectura. 

Cuando hablamos del cruce entre estos dos universos, es imposible no pensar en diseñadores como Yves Saint Laurent con su vestido de bloques de colores inspirado en el cuadro del pintor Piet Mondrian (1958), misma fuente de influencia que han utilizado marcas deportivas como también ha sido inspiración para marcas deportivas como Vans y Nike. O como la corriente del neoplasticismo inspiró a más de un diseñador, como fue el caso de DOLCE&GABBANA en 2004 en bolsos y zapatos.

Elsa Schiaparelli quiso llevar el arte al primer nivel en sus colecciones, haciendo una colaboración con el mismísimo pintor Salvador Dalí, considerados, cada uno en su ámbito, los dos grandes amantes del surrealismo. La diseñadora italiana exploró y añadió esta corriente artística en sus diseños influenciada por las pinturas del artista, quién combinaba la precisión renacentista con una imaginación salvaje y visiones de ensueño. El resultado: vestidos como la langosta o el esqueleto y el sombrero de zapato. 

Jackson Pollock, principal artista del expresionismo abstracto también ha sido objeto de inspiración para muchos. Lo encontramos presente en el desfile de Alexander McQueen S/S de 1999, Dolce y Gabbana S/S 2008, Never Denim 2012, Mihara Yasuhiro S/S 2013, Raf Simons Fall 2014.

Versace, una de las firmas que más se inspira en el arte clásico, cuenta con ‘’Medusa‘’ como logo de su marca haciendo alusión al personaje mitológico. Pero no se ha quedado ahí, en la colección de 1991 pudimos ver inspiración de Andy Warhol, icono del movimiento pop de los años 60, en coloridos estampados de los retratos de Marilyn Monroe y James Dean.

Rodarte S/S 2012, plasmó lienzos de Van Gogh como ‘’Los girasoles‘’, ‘’Almendros en flor‘’ o ‘’Noche estrellada‘’ en vestidos años 50, ceñidos en la cintura, hombros marcados y dobladillos acampanados, y en suéteres de ochos en punto con bloques de color y pantalones jacquard.

En la colección ‘Alegoría del amor’ de L’ Wren Scott Fall/Winter 2013 se mostró una artesanía impecable en el uso de los estampados y bordados mediante los cuadros de Gustav Klimt, adornando abrigos, pantalones y vestidos. Para lograr tal resultado, Scott apostó por la técnica antigua del ‘pan de oro’ usando oro de 23 quilates.

Dolce & Gabbana siempre ha demostrado su devoción por el arte. En la colección F/W 2012 se focalizaron en el glamour del barroco en prendas con encajes, volantes y brocados, mostrando así la riqueza y opulencia de la época. La gama cromática estaba compuesta por blancos y negros con motivos dorados, terciopelos, telas como tapices, pedrería bordada. También podemos encontrar tiaras, brocados y joyas con el dorado como principal color. Esta colección tuvo cierto aire religioso en la que se mezclaron transparencias con mantillas y velos recreando esa feminidad que tanto les gusta.

F/W 2013 fue el Imperio Bizantino creando una colección inspirada en los mosaicos de la Catedral de Monreale en Sicilia, la emperatriz Teodora y su cónyuge Justiciano I (mosaicos Rávena). En esta colección quisieron dar protagonismo a la riqueza, precisión y simbología de los retablos religiosos. Telas bordadas de pedrería sobre terciopelo, rostros sagrados en tops, trajes de chaqueta. Prendas llenas de brillo, glamour y riqueza. Encontramos también accesorios, diademas, peinetas pequeñas con flores y pedrería ‘’Capodimonte‘’, y coronas y tiaras bizantinas.

Los holandeses Viktor & Rolf, siempre se han caracterizado por la creación de arte, autodenominados como ‘artistas de la moda’. En la colección S/S 2016, nos sorprendieron desde el minuto uno, abriendo el desfile con un sencillo vestido de tenis blanco con una cara cubista. Seguidamente, pudimos ver volúmenes en materiales que se proyectan hacia fuera en relieve facetado en tejido piqué. Hicieron alusión a los collages de Braque, recortes de Matisse. Hasta Picasso estuvo muy presente en esta colección, con el retrato de Dora Maar distorsionada. También pudimos verlo en la construcción en 3D totalmente blanca como alusión a materiales como el yeso y el mármol.

En 2020, Sarah Burton directora creativa de Alexander Mcqueen tomó como referente el arte de Henry Moore para la colección Fall 2020 de hombre. 

En España, Basaldúa, presentó hace pocos meses ‘Hierro y Libertad’, inspirada en el arte de Aurelio Arteta. Este pintor de origen vasco, fue galardonado con el premio nacional de pintura en 1930 y miembro fundador de la Asociación de Artistas Vascos. Sus obras se centran en la transformación del pueblo de una sociedad agrícola a una industrial.  Paisajes urbanos con una gran influencia por parte de Lautrec. Los frescos del Banco Bilbaíno son una de sus grandes obras. 

Es evidente que la moda es muy diferente de los cuadros, pinturas, libros y poemas y otras formas de arte; pero su relación, más estrecha de lo que a veces imaginamos, ha demostrado que no son la una sin la otra. En mayor o menor medida siempre habrá inspiraciones mutuas, presencias a través de colores, texturas o formas. Porque al final, ambas son reflejo de la sociedad en la que vivimos y de la creatividad de los artistas que hay detrás.